Hacia el Plan Nacional de Juventudes

Un derecho: la opinión de todos los jóvenes

Un derecho: la opinión de todos los jóvenes
Fecha: 23/04/2009
Autor: MIDES

En tiempos de decisiones, las encuestas de opinión indican que muchos jóvenes uruguayos se mantienen al margen de la actividad política. El Instituto Nacional de la Juventud (INJU) como defensa al derecho de opinar de los jóvenes proyectó el proceso participativo hacia un Plan Nacional de Juventudes "Hagamos un plan" que fue presentado en la Casa de la Juventud el jueves 23 de abril. La propuesta consiste en convocar a los jóvenes para escuchar sus ideas y necesidades y tomar decisiones a futuro.

En la presentación fueron partícipes: la ministra de Desarrollo Social Marina Arismendi, la directora del INJU, Paola Pino, el director del programa Infancia, Adolescencia y Familia (Infamilia) Julio Bango, el director de País de Naciones Unidas para el Desarrollo Antonio Molpeceres, el director de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP) Enrique Rubio, el representante de la Mesa Departamental de Jóvenes de Maldonado Santiago de María y el director para el Cono Sur de la Organización Iberoamericana de la Juventud (OIJ)Alejo Ramírez.

La evolución del Plan Nacional de Juventudes como instrumento para la construcción de las políticas públicas tuvo una primera etapa que comenzó en setiembre de 2008 y finalizó en marzo de 2009. La segunda etapa se inició en marzo y culminará en agosto de 2009, instancia que implica la participación de jóvenes entre 15 y 29 años en talleres en Montevideo y en el interior del país que abordarán los temas: salud, vivienda, trabajo, formación y participación. Luego de culminada esta fase se presentarán los documentos emanados de todo el proceso.

Paola Pino aseguró que "la actual etapa hacia la construcción de un Plan Nacional de Juventudes implica la convocatoria a todos los jóvenes uruguayos a discutir los temas de juventud. Es un proceso que explica cómo son entendidas las políticas de juventud transversales e integrales y el INJU y el MIDES no son los únicos responsables de las mismas sino que todos somos responsables desde los diferentes lugares en que nos corresponde actuar."

El plan implica una mirada a largo plazo. El 2008 fue el año Iberoamericano de Juventud y fue el año en el que se realizó la XVIII Cumbre Iberoamericana El Salvador "Juventud y Desarrollo" donde participaron los presidentes de los países integrantes para tratar problemáticas que influyen en la vida de los jóvenes. En ese año Uruguay fue el sexto país que ratificó en el Parlamento la Convención Iberoamericana de Derechos de los Jóvenes y en el 2009 asumió la presidencia de la OIJ.

La ministra Arismendi expresó que "cuando se estudia el impacto de las políticas de las reformas estructurales en los distintos estratos sociales las mismas impactan de modo diferente en las mujeres, en los niños, en los diferentes departamentos o las distintas capitales departamentales o en el sector rural. Para hacer políticas de juventud es importante profundizar las miradas desde el ángulo de los jóvenes". La jerarca del MIDES agregó: "Lo fundamental es que los muchachos de las diferentes edades, religiones, niveles socio-económicos participen del Plan para que este pueda desarrollarse. Cuando se habla de aplicar una estrategia necesariamente se habla de hacerlo a largo plazo y esto trata de cómo piensan el país y cómo piensan el mundo según un proyecto de vida que empieza en el presente y apunta al futuro, dentro de veinte o cincuenta años."

Santiago de María dijo que la función principal de la Mesa Departamental de Jóvenes de Maldonado es ocupar los espacios de participación dentro de las estructuras del gobierno. Actualmente está compuesta por instituciones públicas y privadas, organizaciones civiles y juveniles, liceos públicos y jóvenes que trabajan para diferentes partidos políticos. Algunos objetivos de la mesa son: llegar a todos los jóvenes y conformar mesas locales en todos los departamentos del país y colaborar con los proyectos de políticas juveniles.

Para la construcción del plan participan organizaciones civiles y juveniles, distintos organismos e instituciones del Estado como la Dirección de Políticas Sociales de la OPP y el programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). El Plan Nacional de Juventud implica un esfuerzo común con el Plan de Equidad, la Estrategia Nacional para la Infancia y la Adolescencia (ENIA), y el Plan de Igualdad de Oportunidades y Derechos.