Voluntariado en Uruguay

Participación social joven

Participación social joven
Fecha: 06/05/2009
Autor: INJU foto:Camilo Esquerré

Camilo Russomano, joven voluntario de 17 años, participó del Encuentro de Jóvenes Voluntarios 2009 en la Rural del Prado. Las actividades fueron realizadas el 25 de abril en el marco del Día Mundial del Servicio Voluntario Juvenil para difundir los aportes que los jóvenes realizan a sus comunidades a través del trabajo voluntario. Durante mayo continuarán las celebraciones en todo el país.

Camilo hizo el curso de animadores en el Liceo Latinoamericano. Cursaba cuarto año cuando participó en el curso de animadores que tiene el objetivo de generar conciencia acerca de las realidades difíciles que hay en la sociedad. En el año 2006 la Red de Voluntariado Juvenil y la Asociación Cristiana de Jóvenes invitó al coordinador del curso de animadores y a ex alumnos del Liceo Latinoamericano a participar del Día Mundial del Servicio Voluntario Juvenil. Ese año concurrieron a pintar una escuela pública. Fue su primera actividad como voluntario.

Este año faltó gente para la organización del Día Mundial del Servicio Voluntario Juvenil y él decidió participar de la organización del Encuentro de Jóvenes Voluntarios. "En la mañana junto con mi grupo fuimos al Prado y pusimos la señalización que indicaba dónde se realizaría cada taller. A quienes trabajaron en diferentes actividades durante la mañana en diversos barrios de Montevideo se los recibió al mediodía con el almuerzo que se consiguió gracias una donación.

Los talleres fueron acerca de los temas: salud sexual y reproductiva, vivienda, trabajo, voluntariado, diversidad de género. Luego hubo recreación: tango, malabares, salsa, canciones de campamento. Tras esta actividad los jóvenes sacaron conclusiones y las compartieron", expresó Camilo.

"En el taller de salud sexual y reproductiva se polemizó acerca de si la mujer debe ser ama de casa o no y también de acerca de si el hombre de acuerdo a su género debe tener una personalidad determinada. Se llegó a la conclusión de que no tenemos porque ser como nos dice la sociedad, cada uno es como es y tiene que estar orgulloso de ser así", agregó.

Este año participaron en su mayor parte adolescentes procedente de colegios y clubes y además participaron voluntarios de "Un Techo para mi País" que en su mayoría tenían edades comprendidas entre los 14 y 30 años. La primer ronda de los talleres tuvo relación con los Objetivos de Desarrollo del Milenio planteados por la ONU, relativos al combate de las enfermedades y la pobreza, la igualdad de género, reducción de la contaminación y la mortalidad infantil, entre los postulados principales.

Los jóvenes, tras su participación en los talleres, aseguraron que en Uruguay hay bastante participación de jóvenes en actividades voluntarias pero desean ser más "porque ganas no faltan y con la cantidad de voluntarios que hay se han logrado cambios".

Un porcentaje alto de instituciones no trabajan regularmente sino en actividades puntuales.

Por ejemplo hasta el 2009 alumnos de cuarto año de liceo del Liceo Latinoamericano realizaron jornadas en hogares del INAU. Este año trabajan en una escuela en el Cerro que también funciona como merendero.

"Cuando participo de una actividad voluntaria me gusta conversar con gente, si estoy ayudando a arreglar una escuela converso con los niños, los padres o la directora para conocer cómo es su vida.

En "Un Techo para mi País" al terminar la casa es muy lindo cuando la familia agradece y se emociona junto al equipo de trabajo", aseguró Camilo. El joven también es voluntario de "Un Techo para mi País" en el barrio Tres de Febrero, parte de la satisfacción es ver cómo se suman los niños de manera entusiasta para integrarse a las diferentes actividades que tienen el objetivo de la recuperación de determinados valores.

"Para saber que es ser voluntario, hay que participar, no se pueden contar con palabras las sensaciones de retribución que se sienten por hacerlo", aseguró.