Experiencia de una joven emprendedora

From Germina to Germany!

Carteras confeccionadas por Carolina Moraes
Fecha: 11/05/2012
Autor: MIDES

Carolina Moraes tiene 24 años. Participó en la feria germina! en diciembre de 2011 con su emprendimiento de carteras hechas con la milenaria técnica japonesa furoshiki. Mientras exponía en Casa INJU, la vio un empresario que le propuso llevarse a Alemania algunos de sus productos para vender. La empresa prosperó y Carolina, en cualquier momento, se sube al avión.

El año pasado Carolina se enfermó, estuvo seis meses en reposo y en seguro de paro. “Mientras, mi madre, que siempre me da para delante, empezó a decirme que tenía que conseguir algo para hacer y fue ella la que encontró la información de que en Japón no usan ni bolsas de plástico ni papel de regalo”, contó Carolina.

El furoshiki es una técnica utilizada por los japoneses desde el año 700 hasta el presente, que consiste en un retazo de tela doblado de forma tal que posibilite el buen transporte de sus contenidos. “A mí me gustó adoptarla para las carteras y que a la vez las carteras fueran como soy yo, con mi estilo. Ahí empecé a comprar tela, a crear, busqué lugares, ferias para inscribirme y mostrar mi mercadería y ahí llegué a germina!”

Con una o dos horas de trabajo, Carolina produce estas carteras que actualmente vende en la feria de Villa Biarritz y en la de Tristán Narvaja. “Es verdad lo que dicen de que el primer año no tenés ganancia ninguna; vos primero sacás de tu bolsillo para invertir y después todo lo que entra es para seguir haciendo, no te quedás con un peso”, comentó.

Carolina no pudo ser parte de la octava edición de germina! (7 al 11 de mayo) porque estuvo armando carteras para llevar a Alemania. Cuenta que el empresario, que tiene cerca de 70 años, dijo que le gustaba trabajar con ella porque le encantan los desafíos. “Él quiere que me contraten como diseñadora en Europa. Me dijo también que iba a poner mis carteras en un desfile; me gustaría poder ir para ver, sería alucinante”, explicó. Además, recientemente recibió un llamado desde Ecuador, lugar donde comenzará a producir también.

Respecto al trabajo en las ferias, contó que no es fácil para los jóvenes emprendedores hacerse su lugar. Ni que hablar de hacerse respetar. “Es un tema delicado. He intentado meterme en cuanta feria he encontrado y es muy difícil. Los artesanos más viejos no abren espacios. Creo que los jóvenes no son del todo persistentes o desde mi punto de vista será que yo sí lo soy, y mucho”.

“germina! para mí fue la puerta de apertura. Ahí conocí a mi cliente y desde ahí es que tomé la decisión de ser una joven emprendedora independiente y fue todo por esa feria”.

“Por más que vos pienses cómo pueden llegar a ser las cosas hasta que no pasan no podés saber cómo te vas a sentir. Nunca vas a acercarte a lo que vas a sentir en el momento”. Dice y agrega que nunca pensó que la feria del INJU la llevara tan lejos.

Desde germina! hasta Alemania, Carolina es una mujer joven que con valentía, esfuerzo, dedicación y talento está desarrollando su propia marca, y es de las que seguramente alcance sus sueños.